Hipérico ~ la hierba del sol


Pensando sobre qué escribir y compartirles se me ocurrió hablar de esta hierba medicinal que tiene, desde que empecé a estudiarla, toda mi admiración.


La naturaleza no deja de sorprenderme nunca porque no creo que sea mera coincidencia que sus flores amarillas intensas se usen entre otras cosas para el trastorno afectivo estacional, esa necesidad de ver el sol y nutrirnos de él, lo que suele ocurrir cuando las horas de luz empiezan a bajar debido al cambio de estación. Esto nos provoca angustia y mucha tristeza (uno de sus componentes, la hipericina aumenta el metabolismo de la serotonina, una de las sustancias que favorece la capacidad del organismo para almacenar luz y asimilarla)


se me ocurrió hablar de esta planta también porque en tiempos de cuarentena en los que no podemos salir, estar en casa y no tener la posibilidad de exponernos al menos unos minutos a la luz solar vuelve todo más difícil, y tal vez, o al menos en mi caso, aumente la ansiedad y genere un estado de angustia e inestabilidad emocional.


El hipérico o hierba de san juan se emplea desde hace muchísimos años y sus usos son de lo más variados, en la edad media se le atribuían propiedades mágicas para ahuyentar el mal.


  • Es útil para cuadros de depresión, alivia la ansiedad, nos ayuda a dormir y nos levanta el ánimo.


  • Es excelente antiviral y antibacteriano, podemos emplearlo por ejemplo en caso de resfriados bebiendolo en infusiones o tinturas (también es útil en caso de herpes).


  • Es un excelente cicatrizante y regenerador de tejidos, es un gran antiinflamatorio, útil en caso de torceduras por ejemplo, podríamos macerar sus flores en algún aceite vegetal y aplicarlo de forma tópica.




Infusión iluminadora


2 partes de flores de hipérico

1 parte de puntas de avena (podemos no ponerla si no conseguimos la avena trabaja también sobre el sistema nervioso y alivia la ansiedad entre algunas de sus propiedades)

1 parte de hojas de melisa

1 parte de hojas de hierbabuena


para preparar esta infusión calentamos el agua casi a punto de hervor y la volcamos sobre las hierbas y dejamos reposar unos minutos, colamos y servimos.


tener en cuenta: podemos tomar la cantidad que deseemos, yo recomiendo 4, 5 tazas al día.

La preparación dura 24 horas en la heladera, luego de ese periodo los principios activos de las plantas se pierden.




IMPORTANTE: El hipérico no debe utilizarse junto con otra medicación porque su potencia inhibe el trabajo de otros fármacos.

En el caso de exponernos a los rayos del sol reducir o evitar su uso ya que es fotosensible y podemos manchar y lastimar la piel con alguna erupción resultante de la exposición.